<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1759485637677477&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo elegir los vinos para una cata

Vinos Barroco

Continuando con la experiencia de organizar una cata de vinos en casa, una vez que ya tenía la ambientación bajo control me di cuenta que elegir los vinos a degustar sería el paso más difícil. No sentía tener la capacidad para definir qué vinos probaríamos ni el orden a seguir.

Antes de consultar a un sommelier amigo, decidí explorar en mis registros. Entonces recordé que siempre soy quien compra los vinos, ya sea para disfrutar en casa o para llevar a una comida con amigos.

Me imaginé cuando estoy en la vinoteca y veo que los vinos están separados por variedad, y empiezan los subconjuntos de: precio, añada, bodega, zona, región, etc.. Ahí hice el clic, tenía todas las propuestas a la vista.

Por precio

Nos guste o no, la categoría de los vinos está identificada a través de sus precios. No es que un vino de mayor precio sea de mejor calidad que uno de menor precio, pero la categoría varía. Por lo tanto, elegir vinos dentro de un rango de precios es una buena variable al momento de elegir el menú de vinos de una cata. Tendrás la certeza de probar vinos en igualdad de condiciones.

Por tipo de vino

Casi como en el menú de un evento, elegís uno de cada y vas a paso a paso: espumoso, blanco, rosado, tinto.

Tal como lo enuncié, en este caso siempre se empieza con el espumoso ya que la acidez y las burbujas preparan nuestra boca para lo que se viene.

El segundo, un Sauvignon Blanc o un Chardonnay sin o con poca madera. Acá vamos a buscar frescura y algo de volumen en la boca.

Para el rosado, podés seguir con la la nueva tendencia de rosados estilo Provence (denominación de origen de Francia para los rosados) que son aquellos de color rosa pálido y muy buen cuerpo.

Y para terminar, un clásico que nunca falla es nuestro preciado Malbec. Y cuando digo que nunca falla me refiero a que es el vino tinto que a todo argentino y argentina le gusta.

Por variedad de blancos

Torrontés, Sauvignon Blanc, Viognier y Chardonnay. Parece que no a simple vista, pero los blancos difieren mucho entre si. Y en aroma a veces son casi ajenos a lo que sucede en boca.

Bien, siempre tenemos que comenzar con los vinos más frescos y de buena acidez.

El Torrontés cumple la función de “hacer boca” ya que es un vino fresco, perfumado y con muy buena acidez.

Podemos seguir con el Sauvignon Blanc que tiene una acidez un poco más punzante. Dependiendo del tipo: cítrico, tropical o herbáceo, será el que hará que tu cuerpo comience a vivenciar los sabores.

Luego seguimos con Viognier porque es una uva menos conocida, lo que requiere de una entrada en calor para percibir sus atributos más generales: complejidad aromática, fresco, frutado y con un ligero amargor. En Argentina se suelen encontrar vinos Viognier con algunos años, esto implica que le encontraremos una acidez más equilibrada, volumen en boca y untuosidad.

Y para terminar, rendimos homenaje a la reina de los blancos: Chardonnay. Una uva que ha pasado por una evolución constante en nuestra tierra. No es lo que más abunda en nuestro país, pero un buen final para esta cata sería un Chardonnay con paso por madera, un vino que no es expresivo a primera instancia, sin embargo si lo dejamos abrir en copa comienza a soltar sutilmente sus cualidades.

Por variedad de tintos

La regla a tener en cuenta es: siempre vamos a comenzar por los vinos más jóvenes, con menos cuerpo para ir subiendo hacia los más complejos, añejos o con mayor estructura.

Por ejemplo, comenzar con un Pinot Noir, una variedad suave y con buen nivel de acidez, seguir con Merlot o Syrah, vinos con poco más de cuerpo, más complejos en sus sabores y aromas, luego pasamos a un Malbec con cuerpo. Acabá la cata con un buen Cabernet Sauvignon, en lo posible de la provincia de Salta.

Vinos

Por zona

Vamos a sacar buen provecho de nuestra cepa insignia que ha logrado desarrollar una expresión única y diversa a lo largo de todo el territorio vitivinícola del país.

Hacer una cata de un mismo varietal de distintas zonas puede ser un viaje sensorial muy interesante dado que cada lugar refleja distintos sabores y aromas.

Podemos elegir un Malbec por región o por zona. Por ejemplo, por región: Patagonia, Mendoza, Salta; o por zona - primero elegimos la región - Mendoza: Luján de Cuyo, Valle de Uco, Maipú, San Martín. El orden dependerá de los atributos que caracteriza a cada región o zona, sugerimos para esto leer las contra etiquetas de cada botella.

Cata vertical

Mismo vino, diferentes añadas. Para los amantes de lo clásico, podés elegir el vino que más te gusta y buscar diferentes añadas. Puede ser una cata vertical de 4 o 5 años, seguidos o espaciados, de esa manera vas a descubrir cómo fue evolucionando ese vino a lo largo de los años. Es super interesante. Generalmente las bodegas más tradicionales tienen este catálogo de vinos en su haber.

Como verás, hay tela de dónde cortar… La época del año puede ser también un factor que te inspire a elegir qué selección de vino hacer.

¡Ánimo! Es solo cuestión de probar y jugar.

Descarga la Guía Gratis ahora

Comentarios:


Unite al Wine Club

Recibí las actualizaciones de nuestro blog

Últimos Posts