<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1759485637677477&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El check list de una cata de vinos

Copas

Para que tu primera cata sea un éxito y todo tu esfuerzo no colapse en el intento, armamos una lista con todos los elementos clave que no pueden faltar en una cata de vinos. 

Viernes 8 de la noche, vinos comprados y todos los invitados confirmados. Es la primera vez que organizás una cata de vinos en casa y como en toda experiencia de vida, sucederá lo que tenga que ser independientemente de lo que hayas planificado. Sin embargo, hay ciertos elementos que no pueden fallar para que la cata fluya naturalmente.

1. Sacacorchos (dos, por las dudas si uno falla).

2.Fraperas con hielo: para mantener los vinos a temperatura, especialmente los blancos.

3. Recipiente para escupir: cuando participás de una cata de vinos por placer, lo más común es beber cada copa como si fuera la única. El tema es que vamos a catar por ejemplo 5 vinos y con en esa intensidad acabaremos pasados de copas. En las catas se acostumbra a pasear todo el vino por la boca, airearlo dentro de ella y tragar solo un sorbo; el resto podemos escupirlo. Es una práctica recomendable, más allá que “se vea raro” o sintamos “que estamos derrochando el vino”. Para este fin, podés disponer una frapera opaca en el centro de la mesa o bien, vasos descartables para cada uno (de color para que no se vea lo que hay dentro).  

Cata-de-vinos-Barroco-brad-neathery.jpg

4.  Limpiar las copas entre vino y vino: esto se conoce como “avinar la copa”. En las catas avinamos la copa con el vino que vamos a degustar, para que la copa quede impregnada del vino que beberemos. También se puede limpiar con un poco de agua (mineral o filtrada, para contagiar lo menos posible la copa de sabores y aromas). En ambos casos, se agregará un poco del líquido, se gira la copa rozando capa pared con el mismo y luego se tira.

5. Agua: si vas a hacer la cata en un ambiente distendido, vamos a pensar que probarás más de un vino o terminarás cada botella (si el vino te gusta). Entonces, debemos pensar en acompañar esa cata con agua, el mejor amigo de nuestro cuerpo y nuestra lucidez cuando vamos a beber alcohol. Beber agua entre copa y copa te mantendrá hidratado. Siempre se recomienda que sea agua mineral o filtrada, evitándose así los aromas y sabores adicionales e invasivos que suele tener el agua corriente que, por ejemplo, contiene mucho cloro.

6. Acompañar la cata con galletas: Siempre se recomienda que el cuerpo tenga una reserva de alimento para digerir mejor el consumo de alcohol. Para no alterar el sentido del gusto en una cata, las galletas de agua o panes sin saborizar para acompañar entre copa y copa son lo ideal.

7. Temperatura de servicio: Es imprescindible servir el vino a la temperatura adecuada. La temperatura justa hace que el vino resalte en todos sus atributos. Un vino blanco sin el frío adecuado no va a lucirse, y un tinto a temperatura ambiente generará un choque en la boca que no recomendamos. Además, definamos “a temperatura ambiente”, expresión relativa que varía según el ambiente donde estés. Usualmente las bodegas recomiendan la temperatura de servicio para cada vino en su contra etiqueta. No es un número al azar. Si bien existe una tabla teórica, cada vino según sus características particulares se disfrutará mejor a determinada temperatura. 

8. Copas: Es cierto que hay una copa especial para cada tipo de vino y hay un fundamento objetivo detrás de eso, no es mero esnobismo. Sin embargo, dado que relajarse es muy importante, si nos ponemos muy exigentes, la cata no va a fluir. Por eso, recomendamos degustar el vino de la misma manera en la que lo disfrutás. Es decir, elegir un copón que sirva para airear el vino: hacerlo girar y ganar atributos en el contacto con el aire. Este copón podremos usarlo tanto para tintos como blancos y espumosos.  

9. Rueda de aromas. El vino es la bebida con más de 10.000 componentes aromáticos descubiertos hasta el momento. Sin embargo cada vez que olemos un vino, se nos nubla la memoria olfativa. Para entrenar nuestro olfato, contar con una rueda de aromas a la mano, puede ser útil y divertido. Una rueda de aromas es la información sobre todos los aromas que podés encontrar en un vino, según su variedad o tipo, se consigue en vinotecas o bien podés bajarla de Internet.

10. Celular o papel y lápiz. Siempre recuerdo lo importante que es registrar lo que observamos y sentimos en una cata de vinos ya que dejamos asentado lo que nos gusta y lo que no, lo que percibimos según el tipo de vino y lo que nos generó.

Repasar tu check list horas antes de arrancar la cata, permitirá que te relajes tanto como tus invitados y que todo salga bien. Podrás concentrarte en guiar la cata y lo que más importa, en disfrutar y abrirte a vivir una nueva experiencia.

Descarga la Guía Gratis ahora

Comentarios:


Unite al Wine Club

Recibí las actualizaciones de nuestro blog

Últimos Posts